Páginas vistas en total

martes, 24 de julio de 2012

Nuestro sistema político actual "La segunda restauración borbónica"



¿A que llamamos la segunda restauración borbónica? Podría decirse del sistema político español nacido de la transición del franquismo al parlamentarismo actual, basado en el bipartidismo y en la alternancia en el poder en base a los errores del partido que gobierna, con tres pilares fundamentales que lo sustentan, la ley electoral, los medios de comunicación y la monarquía borbónica.

(Padres de la constitución)

¿Cómo que en base a los errores del partido gobernante? Desde 1978, ni un sólo partido ha llegado al poder por méritos propios:

1. La UCD se hundió tras los graves casos de corrupción, la salida de escena de Adolfo Suárez (su elemento coesionador y carismático), la escalada de terrorismo y la crisis económica hundieron para siempre a este partido, nacido con un único fin, ser la cara amable de "centro" proveniente del franquismo, que dejara todo "atado y bien atado", cumplió su proposito y desapareció, o se unió a la cara más dura del franquismo, la Alianza Popular de Fraga formando así el PP.

2. El PSOE, tras una hegemonía de 14 años acabó cayendo por causas similares a la UCD, el terrorismo (GAL), la corrupción y una nueva crisis económica, todo esto unido a mentiras y malas gestiones le llevaron a la derrota en 1996.

3. El PP de Aznar, tras dos legislaturas sin graves crisis, mas que la controvertida guerra de Irak, cometió el grave error de mentir tras los antentados del 11 de Marzo en Atocha, llevando a una gran movilización de voto hacia el otro partido con oportunidades de gobernar, siendo así derrotado.

4. Finalmente el PSOE de Zapatero cayó derrotado por las causas que ya sabemos, mentiras y la mala gestión de la mayor crisis conocida hasta la fecha, le llevaron a su hundimiento.

Como podemos observar, en ninguno de estos casos el partido que entra a gobernar lo hace únicamente por méritos propios, si no por el fracaso del partido que está en el poder, creándose así un sistema bipartidista casi perfecto; los ciudadanos le otorgan el poder a uno de esos partidos, hasta que este se desgasta y se hunde, siendo sustituido por el otro partido, el único de la oposición con posibilidades de gobernar, este proceso se repite continuamente, dando tiempo a que el partido de la oposición se recupere olvidandose los votantes de los errores cometidos durante sus gobiernos.

¿Cómo se consigue esto? Gracias a los medios de comunicación:

Los medios de comunicación españoles, herederos en buena parte del franquismo, son un pilar fundamental para la reproducción de este sistema bipartidista, nos presentan todos los días a través de la televisión o los periódicos como sólo existen dos partidos con posibilidades de gobernar, ellos se encargan de seleccionar el espacio que tiene cada uno, PP y PSOE ocupan el 90% del espacio político, y el resto de partidos si hay suerte, ocuparán el otro 10%. Los debates electorales son siempre entre los dos partidos, y sabemos, sin duda alguna, que las coorporaciones mediáticas tienen estrechísimas relaciones con los partidos del sistema. Además, estos medios se encargan de recalcarnos las diferencias entre los partidos, olvidándose de las múltiples similitudes, sobre todo en el tema más importante y que nos afecta a todos, las decisiones económicas, muy similares, y sin duda, dentro de una misma estrategia goblal, la estrategia neoliberal.

Sin duda alguna los medios de comunicación deciden el voto de buena parte de la población, no ya por acción, si no por omisión, prácticamente sólo existen dos partidos, el resto se salen de la pantalla, sobre todo si van en contra de ese sistema, ¿A quien vas a votar? Al malo o al menos malo. Alfonso Guerra inmortalizó la importancia de los medios para el nuevo sistema político con su frase: "Prefiero un minuto de televisión que 100.000 militantes".

Mapa de medios:

Pero realmente, este sistema no puede ser eterno, ninguno lo es, los procesos históricos acaban tumbando los sistemas que esconden profundas contradicciones, realmente de los 35 millones de votantes inscritos solo 18 millones votaron al PP o al PSOE en las últimas elecciones, sin embargo, entre los dos ocupan 296 de los 350 escaños ¿Cómo es posible esto?

Gracias a la alta abstención, a la cual no se le da ninguna importancia por parte de medios y políticos, ni siquiera el 70% de la población votó. Es normal que la abstención crezca debido al cansancio de la población en el sistema político, en la alternancia PP y PSOE "Para que voy a votar a otro si no sirve para nada..."

Gracias a la ley electoral, otro de los grandes pilares del sistema, un ley perversa elaborada por la UCD para ganar las primeras elecciones con mayoría absoluta, dando mayor peso a los territorios rurales -más conservadores- y quitándole a los urbanos -con un voto más progresista y con fuerte tendencia comunista-. Todo esto gracias a la "ley del dos" que otorga dos diputados a cada provincia a los que se les tiene que sumar en proporción a la población, lo que genera que en provincias con poca población un diputado "cueste" unos 30.000 votos y las provincias urbanas con gran concentración de población llegue a "costar" más de 100.000 votos. Favoreciendo de forma irremediable a los partidos mayoritarios, casualmente los que aparecen de forma continua en los medios de comunicación.

(Imagen que refleja los estragos de la ley electoral)


Sólo hace falta un elemento unificador, casi "mítico" que sirva como representante del sistema, que sea intocable e inviolable y que además este recubierto por un aura de heroicidad y ejemplo, en este caso el monarca Juan Carlos de Borbón, mitificado tras el 23-F, y a partir de entonces el ente sobrehumano que merece la devoción de todos los españoles, que ya no es que sean monárquicos no, son "Juancarlistas". Poco a poco, este aura se va rompiendo, y es que un elemento tal no puede mantenerse siempre en ese limbo, y con sus últimas actuaciones está perdiendo ese respeto que se le hizo ganar artificalmente como héroe de la transición y salvador de la nación tras el golpe de estado fallido de Tejero.

Así podríamos resumir a grosso modo nuestro sistema político actual, un sistema que ha dado sus frutos durante por lo menos 34 años (1978-2012), pero que últimamente está desgastandose producto del devenir de la historia y de las contradicciones irresolubles que aguarda el sistema capitalista. Este sistema es heredero directo del franquismo, pero es sin duda, una continuación de la "restauración borbónica" del siglo XIX (cumple patrones parecidos que analizaré en otra entrada posterior), la primera restauración cayó al no saber asimilar la sociedad de masas y el progreso y acabó en una dictadura -la de Primo de Rivera-, esta daría paso al primer intento modernizador del estado moderno que se da en España en el siglo XX, la II República, que haría florecer las contradicciones del sistema y eclosionar el movimiento obrero español, finalmente los poderes tradicionales -ejército, terratentientes, burguesía industrial e iglesia- lo echarían por tierra a golpe de sangre y fuego en un golpe de estado fracaso que desembocaría en una cruel guerra civil, posteriormente 40 años de lobotomización y "limpieza" darían lugar a esta segunda restauración borbónica ¿Qué nos deparará el futuro? Eso ya nadie lo sabe, pero un poco de historia comparada nos puede ayudar...

Sin duda faltan aspectos de analizar de nuestro sistema político, pero me parece que con esto es suficiente por hoy, posteriormente intentaré hacer un análisis y comparación entre la primera y la segunda restauración borbónica, y también sobre eventos de especial importancia para nuestro sistema actual, como el congreso deSuresnes, el 23-F, la legalización del PCE o los pactos de la Moncloa, así como las personalidades de los constructores de estos sistemas hermanos, Cánovas y Suárez.


(Zapatero, Rajoy, Cánovas y Sagasta)


1 comentario:

  1. Enhorabuena por el post y por el blog. Una gran idea.

    ResponderEliminar