Páginas vistas en total

jueves, 2 de agosto de 2012

El revisionismo inconsciente de los comunistas


Es habitual, dentro de nuestras relaciones con otros sujetos hablar de política, la política es el arte de la toma de decisiones en torno a lo público, y las formas de hacer política se canalizan a través de nuestras ideológicas, que son las diferentes maneras que tenemos de percibir la realidad presente y pasada.

Como sujeto político me considero comunista, es decir -de forma simplificada-, creo en que los medios de producción deben de pertenecer a la comunidad, a la sociedad en completo, para así poder cubrir las necesidades sociales de una forma planificada, en contraposición al capitalismo, en el que los medios de producción pertenecen a sujetos individuales o colectivos, pero de forma privada, y las necesidades sociales no se atienden en torno a criterios racionales de bienestar si no en función a los beneficios que puedan dar.

Asentados estos conceptos básicos volvemos al inicio, en ocasiones, cuando un comunista en una conversación revela su ideología, es decir, declara ser comunista o marxista, automáticamente llueven critícitas en torno a los ejemplos de estados socialistas que ha habido en la historia, o que siguen existiendo hoy en día. Son habituales comentarios estilo: "¿Pero como puedes ser comunista si Stalin fue un genocida?" "¿Y defiendes a Cuba que es una dictadura?" "¿Y la URSS, que hizo la URSS?" "Mira Corea del Norte, ¡les lavan el cerebro y están muertos de hambre!" etc... este tipo de comentarios suelen avasallarnos de forma muy frecuente.

(Robert Conquest, uno de los historiadores revisionista de la URSS hoy en día)

¿Pero cuales son las reacciones de los comunistas ante estos comentarios?

La primera opción, y más diplomática, es obviar estos comentarios y centrarnos en la realidad actual "No te hablo de la URSS, te hablo de la España de hoy" por ejemplo, posiblemente sea la más productiva si quieres enseñarle a la otra persona tu punto de vista de la realidad actual.

En el caso de que quieras entrar al trapo se puede intentar rebatir, muy complicado... buena parte de la sociedad tiene asumido el discurso de la clase dominante; televisión, internet, contertulios, historiadores... se encargan de enturbiar la historia y la realidad de los países socialistas, y por desgracia, a día de hoy, sigue pesando más en el imaginario colectivo "lo que diga la tele" que lo que puedas rebatir, ¡con documentos incluso! a tu amigo, compañero, o aquel con quien estes debatiendo. Seguramente te traten de dogmático, pongamos un ejemplo:

"¿Como puedes ser comunista, si Stalin mató a 40 millones de personas?"
"Stalin no mató a 40 millones, para empezar una persona sólo no lo puede hacer, si acaso sería el estado soviético, y además esa cifra no se corresponde a la realidad..."
"No me puedo creer que defiendas a un genocida, el otro día vi un documental en documentos TV..."

(El canal de historia reproduce incesantemente documentales revisionistas y sensacionalistas como "Los malos de la historia" o "Stalin, el tirano Rojo")
(Jon Sistiaga se ha caracterizado en los últimos años por hacer documentales sensacionalistas sobre países socialistas en la actualidad)



Y de allí ya no se puede salir. A no ser que estes muy bien documentado, tengas capacidad de convencer y la otra persona tenga predisposición, no llegaréis más allá de una discusión esteril, más parecida a hablar del sexo de los ángeles que a otra cosa...

La tercera opción, y que yo considero más dañina es aquella que reniega del pasado, o incluso, colabora en la manipulación echando "más leña al fuego" y repitiendo los estereotipos que nos lanzan desde los medios, de crímenes y aberraciones en estados socialistas, todo esto, por supuesto, sin presentar pruebas ni documentos, simplemente para auto legitimarse en su posición dentro de la discusión, una actitud que demuestra varias cosas; cobardía -no ser capaz de asumir el pasado de aquellos que pensaban como tú-, oportunismo -criterio selectivo en tu ideología "si, soy comunista, pero reniego de todo aquello que hayan hecho los comunistas ¡Eran unos traidores y burócratas!" o simplemente falta de formación y actitud infantil ante algo que desconoces.

Esta posición le hace un flaco favor al comunismo y beneficia claramente a la manipulación, que los medios y en general la superestructura social capitalista, realizan continuamente hacia todo aquello que plante o haya platado cara a la ideología hegemónica desde 1789, el capitalismo y sus formas liberal, keynesiana o neoliberal. Repitiendo esos esteoreotipos -que nos caen como una cascada desde el poder, y que a veces son difíciles de rebatir- se repiten patrones anticomunistas y antimarxistas, cayendo así en un revisionismo inconsciente.

(Películas como "Enemigo a las puertas" y "Tierra y Libertad" reproducen patrones revisionistas)

¿Qué es el revisionismo? En su uso peyorativo hacia la historia, que es el que tratamos ahora, significa; la manipulación de la historia desde el presente con fines políticos, prescindiendo del método científico, creando así una historia "a tu medida".

¿Porqué "inconsciente"? Cuando se repiten los patrones revisionistas por falta de formación o con la finalidad de encajar en una conversación o grupo, el sujeto es producto de una derrota dialéctica en la "batalla de las ideas" y sin duda alguna no está realizando una praxis marxista al no analizar científicamente los hechos de los que se tratan, ya que está repitiendo lo que ha oido con anterioridad y que posiblemente, otro comunista que padece de ese "revisionismo inconsciente" le haya comentado. El no es consciente de que lo que dice perjudica al marxismo, tiene asumido que su postura beneficia sus argumentos, inconscientemente está asumiendo el discurso revisionista del anticomunismo.

Con esto no quiero decir que haya que defender todo lo hecho por los comunistas en el pasado, ni mucho menos, pero si que hay que analizarlo con los métodos que los revolucionarios nos han legado a lo largo de la historia, desde la dialéctica y el materialismo llegando a un método científico siempre analizando desde lo global a lo concreto, para llegar a un conocimiento más preciso en sus circunstancias, por ejemplo, para hablar de la quema de iglesias en la guerra civil española primero habría que analizar las estructuras de larga duración como el clericalismo (la importancia de la iglesia católica en la vida pública española) el anticlericalismo (institucional y revolucinario) y la coyuntura en la que se da esa quema de iglesias, la guerra civil. Sin embargo, si en vez de realizar ese análisis complejo, decimos automáticamente para evitar la discusión; "La quema de iglesias fue una barbaridad" -que puede ser cierto- y lo asimilamos como una verdad, estamos cayendo de nuevo ante un revisionismo inconsciente al no analizar las causas de esas actuaciones, labor que un marxista debe de realizar siempre.

Las experencias pasadas y presentes del socialismo no deben servirnos para justificarnos o para autolegitimarnos, si no para aprender de aciertos y errores y aplicarlos a nuestra realidad presente y futura en pro de una futura revolución, aprendiendo de nuestra experiencia acumulada lograremos superarnos.

El revisionismo anticomunista es prácticamente hegemónico en la sociedad actual -por lo menos en la española- pero no podemos dejar que lo sea entre los comunistas del estado, debemos de estar siempre preparados y bien armados para la batalla de las ideas y ahí, juega un papel clave e imprescibdible la formación, conocer las herramientas de las que se dota el marxismo y aplicarlas a la historia y a la actualidad. Para ello siempre es positivo repasar a los clásicos, a Marx y a Engels, esos grandes pensadores que fueron capaces de sintetizar en el siglo XIX lo mejor que había creado la humanidad hasta entonces, creando así un metodo de análisis y una herramienta revolucionaria que tiene la misma validez hoy que hace 100 años, porque no olvidemos que el marxismo no es un dogma, si no una ciencia revolucionaria.




Para conocer esos métodos de análisis y fuentes que nos hablan de la historia de los estados socialistas sin llegar a ese revisionismo voy a dejar dos links que pueden servir como inicio:

http://cierzorojo.blogspot.com.es/ (Blog de una distribuidora de libros antirrevisionistas)
http://archivo.juventudes.org/ (Archivo de formación de la UJCE donde podemos encontrar de forma gratuita los textos clásicos marxistas y mucho más)

3 comentarios:

  1. ¡¡Gracias por recoger mis palabras entre comillas!! Joder, si en parte son una de las motivaciones de esta entrada no podrás negarme que la dialéctica es muy importante, fíjate que bonito revulsivo. Si es que se crece discutiendo. Espero que te vaya bien con el blog. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  2. Es bastante gracioso ver artículos como este, donde defiendes que es imprescindible la formación para estar "bien armados para la batalla de las ideas" (un simil un poco inadecuado en mi opinión) cuando escribes artículos que fallan por todos lados (véase los 10 grandes logros del comunismo en la URSS). Si bien tienes razón que al comunismo no hay que catalogarlo por sus errores pasados (cosa que también habría que aplicar al resto de ideologías, por eso de la igualdad y el respeto) y que tiene sus puntos buenos, también la pierdes con una defensa exacerbada del mismo, sin aceptar hechos (que no ideas) diciendo que lo que hizo la URSS en los paises del este de Europa está manipulado. Date un paseo por cualquiera de ellos (incluso por algunos del centro de Europa) para darte cuenta de ello.

    ResponderEliminar